Muy relacionada con la anterior aparece esta serie de protectoras concavidades sostenidas por precarias y enhiestas maderas.

Estas obras, también de bronce y madera, están conformadas por un ramaje  particularmente aéreo y acogedoras superficies cóncavas que alojan semillas de cerámica policromada, símbolo de la transmutación y de los ciclos de renovación.

Es que Susana Lescano se preocupa por la recuperación del sentido del símbolo, por dar testimonio de intercambios sociales fuertes, períodos durante los cuales se registraba la sacralidad de la vida, la búsqueda de un orden cósmico.

Ver imágenes