Susana Lescano se desliza de una serie a la otra con la habilidad de un equilibrista.
En realidad cada serie lleva en sí la siguiente y nos asombra descubrir las transformaciones que, sin rupturas abruptas, sufre su obra. Jamás hace nuestra artista cancelaciones, sino extrae de los elementos que utiliza en un momento dado, aristas insospechadas o situaciones llevadas al límite que estaban allí en velada virtualidad.

El despojamiento extremo revela una estudiada elaboración donde han sido sopesados los perfiles, las tangencias, los vacíos, las distancias.
Una nota policroma, circular, sagital o cuadrangular subraya direcciones terminales, puntos de contacto o crea un punto de interés en el recorrido de los vectores.

Ver imágenes