Susana Lescano pone en evidencia los lazos que la unen con la música en varias series, la primera aparece a fines de la década del ´90, alcanza su plenitud en el 2001 y se llama Sonidos.
Los hilos de la trama musical son para ella las cuerdas, es el juego de tensiones de las cuerdas que protagoniza esta serie en inagotables variaciones.
Los materiales usados en este caso son el acero policromado o no, la madera, el alambre de alpaca o de bronce, el aluminio, el bronce, la plata, el hierro.
En líneas generales la propuesta creativa de esta serie se basa en un cuerpo sólido central, agujereado o hendido, que actúa como referente, en función del cual las cuerdas establecen sus articulaciones. Se produce así un contraste entre la levedad, la energía de las cuerdas tensadas y la masa volumétrica fuertemente anclada.

Ver imágenes